Écija Puede-Podemos pide blindar el 5% del PIB andaluz para Educación

Écija Puede-Podemos pide blindar el 5% del PIB andaluz para Educación

Apoya la huelga general de la Enseñanza del 9 de marzo

Écija Puede-Podemos respalda la huelga general de la Enseñanza prevista para el 9 de marzo, convocada por los sindicatos STEC, CC.OO. y UGT, además de por las asociaciones de madres y padres de alumnos, la CEAPA, y aprovecha para reclamar que se blinde la Educación en Andalucía destinando por ley a este capítulo el 5% del PIB.

El amplio apoyo a esta movilización contra la política educativa del Gobierno de España revela cómo se ha excluido de las negociaciones del “Pacto Educativo” a los profesores. Este “Pacto Educativo” es un acuerdo estrictamente político entre fuerzas parlamentarias, en principio entre el PP y Ciudadanos y al que intentarán atraer a algunos partidos de la oposición.

Queda claro que el Gobierno no piensa derogar los decretos del año 2012 con los que empezaron los recortes más duros en Educación, ni la LOMCE, una ley ampliamente contestada por la comunidad educativa.

Frente a esta situación de exclusión de la comunidad educativa de las decisiones que afectan a la Educación y de recortes que empeoran la situación de la misma, Podemos reclama como ya hizo en 2016 incluir en la Ley de Educación de Andalucía la garantía de un gasto mínimo garantizado (una cláusula suelo) del 5% del PIB para Educación (actualmente es el 3,9%), que supondría unos 740 millones de euros más al año.

Esta medida blinda la Educación pública frente a futuros ataques y recortes impuestos bien desde Madrid o desde Bruselas. Si el gasto educativo está blindado por ley en Andalucía dispondremos de una herramienta más para hacer frente a los recortes porque el gasto mínimo en Educación tiene que estar asegurado.

 

 

Palacio de Peñaflor

Los pueblos nacen, viven y, por desgracia, mueren cuando se quedan obsoletos,
cuando se abandonan. Aunque hayan sido una población esplendorosa en otros
tiempos, aún cuando las huellas arquitectónicas de ese esplendor sean tan
interesantes como pueden ser las de Écija.

palacio de peñaflor

Pensamos que el abandono tiene remedio, que la memoria sirve para avanzar y
que la belleza de un lugar puede inspirar. La belleza no se queda obsoleta si se
llena de contenido, si se le busca una razón para existir, si se revitaliza. Y si esa
revitalización va acompañada de un proyecto de futuro.

El Palacio de Peñaflor no solo es un Monumento Nacional, un Bien de Interés
Cultural y un edificio público, del pueblo. Es un emblema de la belleza y la
importancia de Écija y un lujo que cada ecijano y cada ecijana siente como propio.
Precisamente porque es un público, porque es de todos.

También por eso, su abandono nos duele y debería avergonzarnos a todos. Ese
abandono es fruto de la falta de uso. El Palacio se ha quedado obsoleto y
debemos revitalizarlo. Debemos, entre todos y para todos, darle un uso al Palacio
de Peñaflor, para que deje de ser un edificio vacío cuyo abandono nos avergüenza
y sea otra vez un motivo de orgullo público.

El uso que Écija Puede propone para el Palacio de Peñaflor es el de convertirlo
en una Escuela de Restauración. Es un proyecto que dinamiza el espacio, le da
vida, lo hace autosuficiente, no tan esclavo de gobiernos y subvenciones, y le
imprime un carácter cultural. Porque la cultura es lo que hace latir el corazón de
una ciudad.

En el Palacio de Peñaflor no solo hay instalaciones idóneas para actividades
culturales, sino que se pueden llevar a cabo actividades culturales. Es un lugar
perfecto para realizar actividades creativas que revierten en la rehabilitación del
municipio. Habilitar el Palacio como escuela de restauradores es la mejor forma
de restaurar nuestro patrimonio a coste cero.

Tenemos el Patrimonio y tenemos a los profesionales. Proponemos que se firmen
convenios y acuerdos de postgrado con universidades y con entidades públicas y
privadas del ámbito cultural para que sus alumnos reciban clases prácticas y
teóricas en una Escuela de Restauración en el Palacio de Peñaflor, que ofrecería
formación y prácticas a cambio de mano de obra cualificada y las cuotas que
pagarían los alumnos por recibir esos cursos, además de la financiación que
llegaría de los convenios con entidades universitarias.

Hablamos de que se instalen en el Palacio de Peñaflor restauradores y
arquitectos, entre otros. Personas concienciadas con un entorno patrimonial.
Serían los inquilinos ideales para el Palacio, ya que garantizan su conservación y
desterramos, de esta forma, el uso agresivo que ha sufrido el edificio más
emblemático que tenemos en Écija.

Esos alumnos de disciplinas universitarias especializadas trabajarían sobre el
terreno. Estudiarían el Palacio de Peñaflor como inmueble y también sus bienes
muebles; se formarían en la restauración y revitalización de muros y suelos y
techos pero también de muebles y enseres que fallidos experimentos anteriores
han condenado al olvido y el abandono. Y su formación práctica permitiría a los
ecijanos y ecijanas recuperar y revitalizar el Palacio de Peñaflor.

De paso, obtendríamos publicidad gratuita y otro tipo de turismo: el de gente
concienciada con el Patrimonio que busca un turismo cultural de alta gama, algo
de lo que en Écija tenemos mucho que mostrar.

También existe la posibilidad de organizar en el Palacio jornadas técnicas,
congresos y talleres. Además, el edificio ya está sirviendo como laboratorio para
recuperar el mosaico expoliado el pasado mes de marzo. Y ese uso se puede
extender y habilitar Peñaflor como un laboratorio permanente para el vecino
yacimiento arqueológico del Picadero.

Con un uso claro, sostenible y compatible con un Bien de Interés Cultural, no nos
cabe duda de que seríamos los candidatos ideales al 1,5% Cultural que podemos
conseguir para revitalizar el Palacio de Peñaflor.

Hablamos, por tanto, de recuperar y revitalizar un emblema cultural, en sintonía
con la excepcionalidad patrimonial y paisajística de esta ciudad. De un novedoso
proyecto de gestión del patrimonio, que persigue la proyección ordenada y
armónica de esta ciudad, apoyándose para ello en la recuperación y activación
cultural de su rico patrimonio.

TODO ES PROPIEDAD PÚBLICA Y LO QUE SE INVIERTA ES PARA LOS VECINOS
DE ÉCIJA
. Porque con este proyecto se pone en USO PÚBLICO un bien que es
emblema cultural y parte importantísima del paisaje no solo urbanístico sino
también patrimonial y, por supuesto, sentimental de todos los vecinos y vecinas
de Écija.